viernes, 13 de julio de 2012

Collarada, desde la Trapa

Seguimos tachando dosmiles en los Pirineos. Y tachamos aquellos a los que tenemos ganas, y entre ellos no podía faltar el Collarada. ¿Por qué le tenemos ganas? Supongo que, como a tantas otras cumbres, porque destaca. Es un monte relativamente aislado y mires desde donde mires su cumbre redondeada y blanca (a veces incluso parece nevada) nos sirve de referencia, si además a eso le sumas su altura (2.886 m) ya tenemos dos excusas, no necesitamos más, de hecho, con una nos habría valido.

El Collarada, visto desde la ruta...

...e impresionante visto desde la Pala de Ip

Recorrido:Refugio de la Trapa- Collarada (2.886 m)- Refugio de la Trapa
Fecha: 01-07-2012
Montañeros: 2
Distancia (Ida y vuelta): 7,9 km
Desnivel (positivo): 1.170 m
Duración (ida y vuelta): 4 h 45 min (no incluye la duración del recorrido en 4x4)
Dificultad: Fácil. Trepada sin dificultad en los accesos a la cumbre.
Track: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=3031024 

El camino al Collarada, subas de Villanúa o por el embalse de Ip presenta ese desnivel de los montes importantes, mucho desnivel para un domingo en el que queremos volver pronto a casa (el lunes hay que trabajar y además, la selección juega la final). Así que hacemos trampa, y nos aprovechamos del servicio de 4x4, por supuesto de pago, que ha puesto el Ayto. de Villanúa (info en www.villanua.net) y que tras 45 minutos de traqueteos por una pista en bastante mal estado nos deja a eso de las 8:15 de la mañana a unos 1700 m de altitud, al lado del refugio de la Trapa.

Aquí nos deja el 4x4, junto al Camino Viejo que sube desde Villanúa

Somos los únicos en el 4x4 y el conductor nos debe de ver algo perdidos, así que cuando nos bajamos nos pregunta, todo amabilidad, si sabemos el camino. Llevo el topopirineos en el GPS y del camino sabemos que es “noreste todo para arriba” pero cualquier indicación siempre es bienvenida, que generalmente lo que cuesta es iniciar el camino y muchas veces la liamos nada más empezar a andar. Y reconozco que las indicaciones nos vinieron muy bien.

El sendero comienza justo al lado del refugio, hay un cartel indicador y marcas amarillas y blancas de PR. A los pocos metros unos hitos nos obligan a salirnos del camino, muy marcado, (según el conductor aquí la gente se lía y sigue para delante), y a fijarnos que las abundantes marcas de PR también lo abandonan entre unos pinos y luego cruzando un prado hacia un achar, paso por un corte, en la pared caliza prácticamente en la vertical del refugio.

Visto desde fuera de la ruta, el refugio de la Trapa y el achar en la muralla caliza

Señalización junto al refugio

Las marcas de PR se van elevando directas hacia el achar, primero lo abordan por nuestra izquierda y luego, en una serie de pasos asegurados con cadena, el camino va ascendiendo hacia la derecha para salir a un prado.

Ya casi estamos en el achar. El sendero va primero hacia la izquierda para cruzar a media altura hacia la canal de la derecha.


Subiendo. La cadena y las marcas de PR nos indican el camino

En el prado las marcas de PR desaparecen, pero aparece el  Collarada y la subida será directa. Seguimos de frente por el prado, atravesamos una pequeña depresión entre rocas calizas, y comenzamos a subir por prado. A nuestra derecha, algo alejado, se ve un refugio pero no nos acercamos ya que nos aleja del objetivo.

Acabamos de salir al prado y ya tenemos a la vista el Collarada

La pendiente, a veces llevadera a veces no, nos va a acompañar ya hasta la cima. Este es un monte sin descansos y en un buen día de verano y calor tiene que ser mortal, nosotros tuvimos suerte y algunas nubes nos protegieron del sol en la subida y se retiraron para dejarnos sacar buenas fotos en la bajada.
En esta zona no vemos hitos, pero vamos buscando una depresión en el prado, justo en línea con la cima, paralela a ella se intuye una manguera que baja. Al principio atacamos directos la cuesta, pero poco a poco vamos metiendo zigzags y al final, cuando el prado toma una mayor pendiente, nos vamos hacia nuestra derecha para volver luego hacia la izquierda, marcando una gran zeta.

La depresión, rastro de algún arroyo, y el Collarada nos marcan la dirección a seguir

Cuando el prado empieza a desaparecer y la pendiente nos ofrece un falso llano volvemos a encontrar hitos. Yo diría que vienen del refugio que hemos visto antes. Los seguimos y nos van llevando hacia lo que parece el inicio de un arroyo seco marcado en la caliza y una pequeña pared caliza con una cueva al fondo.

Nos acercamos al cauce seco. Los hitos van de izquierda a derecha y lo cruzan.

Cruzamos el cauce seco y salvamos esa pequeña pared por la ladera herbosa de su derecha (hitos y rastro de senda en la hierba). Pasamos una zona con un par de pequeños escalones calizos donde alternamos prado y roca y, al llegar a una pequeña explanada, aparece ante nosotros la pala definitiva que nos dejará bajo la cima.

Buscando el paso entre la caliza...

...para enfrentarnos a la pala que nos dejará junto a la muralla.

Un grupo de unos 15 franceses (lo de franceses lo sabremos después, pero por el tipo de grupo casi se podía intuir de lejos) sube en zigzags por la pala. Los seguimos ya que van por los mismos hitos que llevamos nosotros.

Subiendo en zigzag hacia el Collarada. Aquí el terreno no está tan mal.

Nuestra idea era ganar altura y luego ir ascendiendo en diagonal hacia la amplia canal que se abre en la pared caliza que supone el último escollo antes de la cima.  De hecho vemos rastros de senda que se van a nuestra izquierda, pero el más rápido del otro grupo se ha sentado bajo una gran placa caliza blanca y el sendero nos conduce hasta él. El acceso hasta la canal habitual sabemos que es una pedrera desecha, y aquí el terreno se mantiene bastante firme,  así que pensamos “estos algo sabrán” y nos vamos directos hacia esa gran placa blanca.

La placa blanca y el francés de rojo marcan el punto para pasar a la roca. En cualquier caso, aunque el punto rojo no estará, los rastros de senda nos conducen hasta ahí.

En la subida hasta la roca pasamos a todo el grupo y alcanzamos al que se había adelantado, que les espera sentado bajo la placa. Desde donde estamos se ven dos chimeneas sobre la placa blanca, la de la izquierda parece demasiado vertical  así que, sin esperar a los franceses, nos decidimos por la de la derecha y nos metemos en la placa, que no presenta tanta inclinación como parece de lejos, y que además es de roca firme y con bastantes agarres. La cruzamos, empleando también las manos, en diagonal hacia nuestra derecha y nos alegramos de ver un gran hito (no había marcas, o no las vimos, abajo).

El grupo de franceses se afana en la subida...

...y nosotros avanzamos por la roca.

Subimos por la canal, estrecha en su inicio pero muy tumbada,  que nos deja prácticamente con el vértice de la cima al alcance de la mano. Collarada (2.886 m, 2h 20 min).

Esta es la canal que nos encontramos tras pasar la placa...

     ...y esto es lo que se ve superada la canal, el vértice en la cima del Collarada

Tenemos la cima para nosotros solos, así que aprovecho para sacar unas cuantas fotos, que enseguida comienza el goteo de montañeros. Aunque el Collarada está despejado, hacia Francia tenemos el mar de nubes y hacia Balaitus, Infiernos etc  nubes de tormenta, así que las vistas no son todo lo buenas que quisiéramos…pero está el Midi surgiendo entre las nubes, y los Mallos de Lecherín luchando con las nubes francesas, y la Pala de Ip, y Punta Escarra…así que sigue mereciendo la  pena.

La Pala de Ip y Punta Escarra
Las nubes cubren El Sombreo, el Aspe...los Mallos de Lecherín son los únicos que resisten
El Midi, inconfundible, emerge entre las nubes del lado francés

Para bajar nos decidimos por la gran canal habitual, que quedaba a la izquierda según subíamos. Al principio es muy ancha y deshecha, así que hay múltiples caminos marcados. Según bajamos va haciendo embudo y se va cerrando, hasta que el camino es solo uno, por el centro y tenemos que emplear las manos en algún que otro punto, aunque no presenta dificultades.

Mirada atrás, la canal que arriba era ancha...

...se va cerrando según bajamos...

...hasta que solo se puede pasar por el centro

La canal nos deja en una pedrera deshecha que bajamos rápido, buscando la piedra más fina y las zonas más deshechas, para patinar mejor. Aunque parece que hay rastros de senda que bajan directos, supongo que buscando aprovechar la pedrera en bajada hasta el último momento, nosotros tomamos los que se van hacia nuestra izquierda para enlazar con el camino de subida. Visto lo visto, por donde hemos subido nos hemos quitado la pedrera en subida, así que tal como pensamos, esos franceses estaban bien informados.

Mirada abajo desde la pedrera...


...y mirada al camino que dejamos atrás

Una vez alcanzado el camino, solo queda desandar lo andado para volver a la Trapa, donde nos tumbaremos al sol entre los pinos negros a esperar el 4x4.

Y por cierto, cuando bajamos el conductor nos habla del barranco de Azus y un bosque de pinos negros de los más antiguos del Pirineo, con troncos blanqueados que no los abarcan tres hombres… anda que no nos queda Pirineo por ver. ¡Habrá que volver!





Y unas fotos


Las nubes se pasaron el día intentando cubrir al Mallo de Lecherín


El Collarada, visible en toda la subida


Última muralla a superar. Destaca en el centro la gran canal por la que bajamos y la placa blanca (derecha) por la que subimos
 

Unas crías de marmota nos miran curiosas desde la puerta de su madriguera. En la foto se ven dos, yo conté tres.

2 comentarios:

  1. MUCHAS GRACIAS
    BIEN DESCRITO Y MUY UTIL
    FECIIZ AÑO Y CIMAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Me alegro de que os haya sido útil.

      Saludos y Feliz Año.

      Eliminar