domingo, 19 de julio de 2015

Pico de Aspe, desde Rigüelo (06-06-2015)

Año tras año estamos yendo a la zona del Aspe en primavera. La nieve suele mantenerse en las cotas altas, pero el Cubilar de Rigüelo y el Barranco de Igüer se llenan de flores, el agua mana en varias surgencias dando lugar al Estarrón. Solo por dar un paseo ya merece la pena.
Aspe, hacia la derecha del todo, desde el Cubilar de Rigüelo.

Cara norte del Aspe (en el centro), impresionante muralla.
En este caso, armados de crampones y piolet, nuestra idea es subir al Aspe. Ya hemos estado, pero fue en pleno verano y el karst, con nieve, no tiene nada que ver. Aunque este año, visto lo visto, nieve no hay mucha.

Fecha: 06-06-2015

Montañeros: 2
Recorrido: Cubilar de Rigüelo - Brecha de Aspe (2.430 m) - Pico de Aspe (2.645 m).
Distancia (Ida ): 4,68 km
Desnivel (positivo): 1.152  m
Duración (con paradas): 2 h 45 min
Dificultad: Fácil.    
Track en wikiloc: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=10142036

Dejamos el coche al final de la pista (unos 8 km y en buen estado) que sale de Aisa. Una puerta metálica nos cierra el camino. Son las nueve menos cuarto y ya hay unos cuantos coches aparcados. Cruzamos la puerta metálica y seguimos por la pista. Abajo, a nuestra derecha, el Estarrón. Tras una fuerte pendiente hormigonada salimos al Cubilar. A nuestra izquierda, el refugio de las Saleras.  Algunas fotos de este primer tramos las tenéis en http://www.tienequeserporahi.blogspot.com.es/2012/07/pico-de-la-garganta-de-borau-el.html.


En seguida abandonamos la pista, cruzando el arroyo de Igüer por donde nos lleva la senda (con más agua puede puede costar encontrar un punto donde cruzarlo, pero no es el caso) y comenzamos a subir por el contrafuerte (prado, senda marcada) en dirección norte acercándonos a la muralla caliza y al marcado embudo que nos va a permitir acceder a la caliza.
Subimos por el contrafuerte hacia el embudo, descartando los senderos que salen hacia nuestra derecha.

Aunque las vistas a la derecha son de lo mejor: Mallos de Lecherín (en el centro), el Pico de la Garganta...

Dejamos atrás los indicadores del GR y continuamos por el contrafuerte. Pasamos un abrevadero y un gran bloque calizo. Más o menos a la altura del bloque torcemos a la derecha (senda) y nos dirigimos al embudo.

Tras cruzarlo seguimos los rastros de senda que se van hacia la derecha de pala para acabar en un marcado zig-zag que asciende por la pedrera hasta un paso en la caliza que nos da paso al precioso karst de la Llanas. Una meseta kárstica inclinada que en esta época del año aún está cubierta de nieve.
Hemos superado el embudo y miramos hacia abajo. La pendiente es fuerte en esta zona, así que aprovecho y descanso mientras hago unas fotos.

Hacia arriba esto es lo que vemos, una buena cuesta.

Desde esta zona divisamos todo el barranco de Igüer y el camino recorrido en el día de hoy.

Llegando a la muralla que vemos sobre nosotros la pendiente se suaviza y el sendero nos acerca a un paso en la caliza.
Tras el paso llegamos a una pequeña depresión. Al fondo, más oscuro, ya vemos el Aspe, pero nosotros nos internamos en el karst de Las llanas siguiendo los hitos que se van a ir por nuestra izquierda.

En los primeros metros encontramos más roca que nieve, así que siguiendo los hitos, vamos buscando los pasos más practicables.
Aquí seguimos los hitos. Como en casi todos los karst las opciones son varias. Nosotros, como nos fue bien el año anterior cuando ascendimos a la Llena de la Garganta, justo al cruzar el paso, en la primera depresión, tomamos los hitos que la abandonan por su lado izquierdo.
Visto desde algo más arriba, el paso que nos ha conducido a Las Llanas.
Los hitos nos llevan en dirección NNE por la parte alta del karst. Primero por caliza y alguna que otra mancha de nieve y posteriormente por nieve llegamos a la Brecha de Aspe, con la Llena de la Garganta a nuestra izquierda y el Aspe a la derecha.

Frente a nosotros la Brecha de Aspe. Por esta zona la pendiente se ha suavizado y avanzamos por la nieve reblandecida por el sol. A la derecha el Aspe y la pequeña brecha previa, al final de la canal cubierta de nieve, a la que habremos de llegar antes de acceder a la cima.
A nuestra izquierda, la Llena de la Garganta. la ascendimos el año pasado, también en primavera. 
El día de sol está dejando la nieve muy blanda, así que aprovechando que la pendiente no es importante en esta zona y que en los puntos más comprometidos la huella está muy marcada, llegamos a la brecha sin ponernos los crampones.

Ya en la brecha seguimos por la pala de nuestra derecha. Como un nevero cubre la zona central, por la que iría el sendero más normal, nos mantenemos a la izquierda de la pala, subiendo paralelos a la arista por rastros de senda no muy marcada y algún que otro hito hasta que nos situamos por encima del nevero.
Desde la Brecha de Aspe, el Pico de la Llena de la Garganta.

También desde la Brecha, mirada al valle al norte.
Desde la Brecha de Aspe. Para salvar la pala de nieve, cruzamos el nevero por la parte llana y nos vamos hacia las rocas de la izquierda. Un rastro de senda y algún que otro hito nos conducen hasta la parte superior del nevero.  



Subiendo junto al nevero.

Ya estamos por encima del nevero, prácticamente en el camino normal. Abajo ha quedado la brecha de Aspe y la zona cubierta de nieve del karst.

Ahí enlazamos con el sendero normal que nos conduce (Oeste) a una pequeña brecha. Tras cruzarla, unos pocos metros en ascensión y llegamos al Pico de Aspe (o Punta Esper) (2640 m; 2 h 45 min).
Cruzamos la pequeña brecha. Hay que bajar ese pequeño escalón para acceder a ella.

Y tras la pequeña brecha, los últimos metros, pedregosos, hasta la cima.

Descanso en la cima. Merece la pena mirar a mi espalda...
Pico de Aspe. Hacia el oeste, un buen puñado de dosmiles: Llena de la Garganta, Bisaurin, Puntal de Secús...

El día está precioso. Disfrutamos un rato de la vistas de la cima (Collarada, Midi, Balaitus,...) y de unos montañeros que ascienden por la Arista de los Murciélagos, para nosotros palabras mayores. Luego, la vuelta la haremos por el mismo camino.

Unas vistas desde la cima

Primerísimo plano: Arista de los Murciélagos. Centro: Sombrero, Pico de la Garganta, Mallos de Lecherín. Al fondo, Collarada, Pala de Ip...

Midi de Ossau, inconfundible.
Gran Facha, Balaitus, Frondellas.
Infiernos, Garmo, Algas...

 Y como no, unas flores.

Hisopo, con la única mariposa, de las muchas que vimos, que posó para la foto.

Orquídea saúco
Genciana azul.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada