domingo, 5 de marzo de 2017

Cresta de Bardamina, esta vez sí...(09-08-2016)

Hace ya unos años nos quedamos con las ganas de acabar la arista (ver aquí)  y como la cabeza no para, unas cuantas veces hemos vuelto (mentalmente) al punto en el que nos quedamos, analizando por qué llegamos solo hasta ahí.
Cresta de Bardamina, vista desde el Oeste, desde el Pico Veteranos
El análisis frío nos decía: “eso lo pasamos sin problemas”, pero todos sabemos que la cabeza no siempre es lógica, y que hay ocasiones en que ni una grúa nos haría pasar por el punto que se nos ha atragantado. Así que decidimos volver a Bardamina con el objetivo de completar la cresta y con la incógnita de ver si esta vez seríamos capaces.
Y vista desde la ruta de hoy, una vez ya superada. Mires del lado que mires, es afilada y aérea.
Fecha: 09-08-2016
Montañeros: 2
Distancia: 15.97 km (Inicio Ref. Angel Orús, final en parking Espigantosa)
Desnivel positivo: 1.410 m (desde Ref. Angel Orús)
Desnivel negativo:  1960 m (hasta parking Espigantosa)
Duración (con paradas): 8 h 30 min
Recorrido: Refugio Angel Orús- Ball d'es Ibons-Pico de Bardamina (3.083 m)-Pico de la Paul (3.078 m) -Pico Inferior de la Paul (3.073 m)-Collado de la Paul- Ball d'es Ibons-Ref. Angel Orús- Parking Espigantosa
Dificultad: Difícil. Cresta aérea con pasos de trepada (PD- según las guías).
Track en wikiloc:  https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=14455964

La idea está clara, vamos a repetir el mismo recorrido que ya hicimos hace una par de años. Nos desplazamos para pasar la noche en el Refugio Angel Orús.  Esta vez tenemos la sorpresa, después de haber iniciado la subida en coche,  de encontrarnos la pista a la Espigantosa cerrada al tráfico particular. Por lo visto es la primera semana de cierre y ninguno de los que luego nos juntamos esperando el bus para subir sabía nada…pero para reforzar la difusión, la Guardia Civil andaba por ahí, talonario en mano.     

Una vez en la Espigantosa la subida al refugio como siempre, lo más difícil es andar a esas horas de la tarde después de una copiosa comida. Y el refugio cada vez más deteriorado (visto al menos con los ojos de alguien que estuvo al poco de abrir) aunque se agradece el cambio de guardas y la más que apreciable mejoría en la cena.

A la mañana siguiente repetimos el camino que hicimos en 2012 hacia los ibones. No repito la descripción, la tenéis en este enlace y el camino no ha cambiado en estos años.

Si bien hasta la cima hay tramos en los que no vemos hitos ni senda, desde la cima del Pico de Bardamina (3.083 m; 2 h 45 min) no hay ya pérdida. La cresta con sus bloques de granito avanza en dirección Ostesuroeste (OSO) hacia el Posets y por ella nos encaminamos.
Ascendiendo hacia el Pico Bardamina, con al cresta y el Posets a nuestra izquierda.
Nos remontamos entre canchales y roca hasta alcanzar la cresta algo a la derecha de la cima.
Un trozo de cresta muy fácil al principio...
...y unos pocos bloques al final nos dejan en...
...la cima del Pico de Bardamina.
Desde la cima, unas magnífica foto del Posets, destacando la Brecha Carrive a su derecha...
...y algo más a la derecha aún, los Picos Gemelos Ravier y Veteranos. Al fondo, Bachimala.
Es imposible que la mirada no se nos vaya a la cresta que nos espera. La conocemos en parte y sabemos qué nos vamos a encontrar, pero aun así siempre hay dudas.
Para relajarnos, desde la cima, mirada al Este, a las cimas de Maladeta-Aneto,...
...y al Noreste, al Perdiguero.
La primera depresión la salvamos por nuestra izquierda, descendiendo unos metros siguiendo la senda y los hitos. Superada la brecha una trepada fácil nos devuelve a la cresta que se va volviendo cada vez más aérea, con alguna que otra pequeña brecha que superar casi siempre por el filo o por nuestra izquierda.

Bajamos hacia la brecha. La salvamos por nuestra izquierda.
Accediendo a la brecha.
Mirada atrás. Hemos descendido por el lado derecho de la foto y cruzado de nuevo a la cresta por una repisa que se aprecia en el centro de la foto.
Pequeñas trepadas, una tras otra.
Nos acercamos al, para nosotros, punto clave.
Tras una nueva brecha llegamos al punto en que un gran bloque no detuvo hace unos años. Al igual que entonces miro a derecha (demasiado aéreo para mi gusto y la piedra demasiado lisa) y me decido por la izquierda. Recorremos un par de metros por una repisa inclinada hacia la pendiente y con un bloque a su derecha que se inclina también hacia fuera y que me da en la mochila, por lo que nos obliga a avanzar casi en cuclillas. Salvado ese bloque que se inclina aparece un bloque de más o menos metro y medio, liso y vertical en su frente y plano en su parte superior y afortunadamente con algunos huecos para meter los dedos. Trepamos al mismo a base de brazo y desde ahí retomamos la cresta.

Hay que pasar por ahí.Nosotros nos vamos por la izquierda.

Superado el paso, retomamos hacia la cresta.
La cresta sigue entretenida, cada vez más aérea con algunos bloques de buen tamaño y pequeñas brechas que obligan a buscar el mejor punto para pasarlos. Pero todo llega y finalmente alcanzamos la cima del Pico de la Paul (3.078 m; 3 h 40 min). Si quitamos la parada en el Pico Bardamina nos ha costado unos 40-45 minutos recorrer apenas 450 metros en línea recta.
En la cresta que sigue tenemos de todo. Bloques, trepadas, ...
...alguna corta pared que salvar tras una pequeña brecha.
De vez en cuando, una mirada a nuestra espalda para ver lo que ya hemos superado.
Y aunque haya algún punto algo más tranquilo...
...todavía nos quedan pasos complicados y siempre aéreos.
Discreta cima, con su hito, del Pico de la Paul. El Posets empequeñece estas cimas.
Y lo mismo con los Gemelos Ravier y los Veteranos, se quedan en nada comparados con la mole del Posets.
Continuamos y si alguien piensa que ya está, que los 300 metros que faltan son fáciles que se olvide. La cresta sigue aérea, ya no hay trepadas como antes, pero en muchos puntos hay que utilizar las manos para avanzar y asegurar bien el paso. 
De nuevo nos encontramos un poco de todo, tramos donde se puede ir andando (con cuidado, que hay patio a ambos lados),...
...bloques en la cresta que superar cómo se pueda,...
...zonas afiladas,...
...siempre con pequeñas subidas y bajadas.
Con la última cima ya a la vista, una nueva depresión en la cresta que nos sitúa frente a una zona de bloques verticales y afilados. Una línea de hitos y discretas flechas rojas los salva bajando unos metros y dejando la cresta a nuestra izquierda. Siguiendo las marcas recorremos una  especie de cornisa y retomamos la cresta. Es el fin de las dificultades, la cresta va ganando en amplitud y nos conduce a la cima del Pico Inferior de la Paul (3.073 m; 4 h 5 min). Las vistas del Posets vuelven a dejarme impresionado.
A nuestra derecha, bajo la cresta, aparecen hitos y una repisa.
Nos vamos por ella dejando al cresta y unos afilados gendarmes unos metros más arriba.
Unas pequeñas flechas rojas acompañan a los hitos. No sé si las repintan, pero si no lo hacen dudo que duren mucho allí.
La cornisa nos devuelve a la cresta. Desde ese punto miramos atrás, al camino recorrido, justo a la izquierda de la foto.
Y desde ahí, a la cima del Pico Inferior de la Paul ya no hay nada. Foto obligada en la cima.
Como obligada es la foto hacia la cresta que continúa hacia el Posets.
Un último vistazo a la cresta, desde la cima. Entretenida, aérea y difícil...
Desde aquí toca descender unos metros siguiendo la ahora amplia cresta hasta las cercanías del Collado de la Paul y de ahí, siguiendo la ruta (algunos hitos) que ya seguimos en el 2012,  hasta los ibones. De los ibones al Angel Orús y al parking de la Espigantosa solo hay que seguir la GR y sus marcas, las mismas que nos han guiado a la mañana.   
El día nos salió algo nublado, así que como cierre repesco esta foto del Ball d'es Ibons, mucho mejor con un buen cielo azul.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada